Palabra de Dios: «El que haga la voluntad de Dios, ése es mi hermano»

Los vínculos de la carne y la sangre son fuertes, pero se pueden romper si se tratan de mantener por sí mismos. En cambio, los vínculos espirituales bien fundados son más difíciles de deshacer. Estar con el Señor, hacer Su voluntad, es el factor de unidad más potente del universo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: