Palabra de Dios: «Llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico»

No son pocas las veces que estamos paralizados por el pecado, la pereza, el temor, las herida o el cansancio. Por eso es esencial tener buenos amigos, que son los que nos llevan a Cristo para que nos sane, por dentro y por fuera. La tarea de forjar amistades profundas en Jesús es camino de salvación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: